La Hoja de Verano - 2009

26/07/2009

Contra lo que asegura la propaganda pronuclear, esta energía sigue siendo insegura y no puede resolver ni los problemas del cambio climático ni la carestía del petróleo: sólo puede hacer el mundo más peligroso. La nueva campaña a favor de la energía nuclear va tomando fuerza en Occidente; sus ecos se oyen también en España. Frente a ella, podemos explicar con datos y argumentos inapelables que la persistente propaganda pronuclear sólo reproduce caducos eslóganes de los años setenta, ocultando que:

  • La energía nuclear ha sido el mayor desastre económico de la historia.
  • Después de más de medio siglo de era nuclear, todavía no están resueltos los inconvenientes básicos de costes, seguridad y proliferación, y no sabemos cómo gestionar los residuos radiactivos, peligrosos durante milenios.
  • Aunque construyéramos centrales nucleares a un ritmo frenético, no podríamos siquiera sustituir el parque actual antes de 2050, y por tanto no solucionaríamos las inminentes crisis del petróleo y del cambio climático.
  • La energía nuclear genera electricidad, así que no solventa la dependencia del petróleo para el transporte.
  • Para mitigar el cambio climático y el declive del petróleo hay opciones menos costosas y menos arriesgadas.

Hace falta actualizar la crítica antinuclear y ofrecer a l@s ciudadan@s un sólido análisis para saber que apostar por esta energía generaría más y peores problemas de los que se asegura que se desean remediar.