Apoyo a un proyecto ejemplar

(Texto basado en una entrevista a José Manzaneda)

La publicación de una revista (digital, por más señas) de carácter socio-político y destinada a explicar, difundir, defender y desarrollar una determinada ideología y un proyecto político, no se improvisa a partir de unos cuantos escritores, escribanos o plumillas de rápidos reflejos que se ponen a redactar, cada cual a su modo aunque se presuma una común intención y enfoque.

Le hemos preguntado a un compañero de acreditada experiencia y que continúa, no sin tener que solventar dificultades económicas, al frente de Cubainformación.tv, una publicación con abundante contenido audiovisual que se posiciona como solidaria de la Revolución Cubana y se define como «una brecha en el bloqueo mediático»

Ahí tenemos una seña de identidad claramente definida y rotunda en su expresión. Y luego la explican:

Cubainformación es un proyecto de información alternativa sobre Cuba en idioma español*, basado en cuatro soportes: televisión por Internet, radio, revista en papel y web de noticias.

Cubainformación es una herramienta del Movimiento de Solidaridad con Cuba para informar acerca de la realidad de este país, incidiendo especialmente en los aspectos que de una manera sistemática silencian, censuran o manipulan los grandes medios de comunicación internacionales.

Pero la revista fue también el rersultado de un proceso anterior de activismo solidario de los militantes de Euskadi-Cuba. Llega el momento en que se dan cuenta de que necesitan un espejo que refleje lo que están actuando.

Lo siguiente fue aprovechar la afortunada circunstancia de encontrar subvención institucional, (hoy, por desgracia, suprimida) lo que implica que tuvieron que afinar mucho la redacción de un riguroso proyecto. Quien no tenga la fortuna de encontrar un gobierno con sensibilidad política hacia la solidaridad entre los pueblos tendrá el recurso de organizar un crowdfunding o rascar los bolsillos de los activistas menos depauperados.

Para ahorrar (pero no sólo por eso) en gastos de personal, se inventaron una estructura mixta en la que se incorporaron profesionales y voluntarios, militantes sin retribución monetaria con determinados conocimientos y capacidad de incorporarse a tareas ya conocidas o que fueron enseñadas y aprendidas en breves encuentros de formación que se realizaban como la cara «B» de un día de actividad asamblearia. Pero, además y gracias al uso sensato de las NTIC, estos profesionales y activistas pudieron ser reclutados por todo el ciberespacio, lo que permitió disponer de pequeños equipos de trabajo que se contactaban cuando la necesidad obligaba, diseminados por toda la geografía universal y que no solamente trabajaban en tareas básicas y hasta cierto punto rutinarias (redacción, edición y publicación de artículos) sino que llegaban hasta la transcripción de voz a texto para la publicación impresa que acompañaba periodicamente a la publicación diaria digital.

Igualmente se consiguió contar con habilidades traductoras que permitían la publicación en seis lenguas de los textos y, por lo tanto, difundir la publicación en otros tantos países.

Junto a los colaboradores sin firma, Cubainformación.tv dispone de una amplia lista de columnistas de opinión. Y un estudio de televisión. Y un equipo de incansables viajeros que van y vienen por cuantos lugares van a ser escenario de acontecimientos importantes.

Hay una organización pero casi no se nota la jerarquía. Si acaso, por la mayor capacidad y responsabilidad del que apechuga, pero no hay jefes sino compañeros que ayudan a corregir defectos o errores.

Podríamos seguir preguntando (y buscar nuestras propias respuestas a las preguntas) porque la trayectoria de Cubainformación es sumamente ilustrativa. Un periodismo que apoya las actividades de dos mil entidades ligadas al ejercicio de la solidaridad con Cuba, la lucha por levantar el bloqueo de los yanquis y que trata de extender sus tareas específicas a nuevos grupos sociales que pueden beneficiarse de su actividad, como pueden ser las agrupaciones de emigrantes cubanos en el exterior.

Consideremos la posibilidad de sacar provecho de la experiencia de estos compañeros que no solamente se las apañan muy bien sino que no se guardan los trucos para su exclusivo uso. Y es que son solidarios. Seamos solidarios nosotros con ellos. Apoyemos a Cubainformación.